Archivo para 27 agosto 2010

27
Ago
10

¡Maldita crujía!.

La palabra crujía tiene diferentes acepciones, es decir, diferentes significados dependiendo del contexto en el que se utilice.

Es una palabra que me da muchos quebraderos de cabeza pues siempre olvido. Se pierde entre mis neuronas y sin embargo si que la he utilizado muy a menudo, al menos en dos contextos muy concretos.

En la arquitectura, sería el espacio que queda entre dos muros de carga,  y también refiriendome a una catedral por ejemplo, o a cualquier edificio susceptible, llamo crujía a cada sección por separado, que unida a otra igual forma un espacio que va desde la cabecera de la nave de la iglesia, catedral o almacén, y se prolonga hasta los pies o entrada. 

En el ámbito de la arquitectura naval siempre he entendido que una crujía es es espacio que queda entre mamparos, muy similar al concepto de la arquitectura, pero también crujía o línea de crujía es la longitud máxima desde la proa hasta la popa de la línea de flotación si trazásemos un línea recta imaginaria entre ambos dos puntos.

Según la Real Academia Española de la Lengua,  también posee otros significados pero que yo no suelo utilizar.  Eso si, parece que todo está relacionado con la perpetuación longitudinal de un modelo creando una unidad.

Perder una palabra es algo que me genera cada vez más angustia y el hecho, y lo quye ha motivado esta entrada en el Blog, es que explicando a un compañero eso, el espacio entre mamparos de un barco, no he podido utilizar la palabra crujía y me ha generado preocupación. 

Tras una “tormentosa” búsqueda, relacionando temas, naves, barcos, iglesias y un largo etc. viendo un plano de una embarcación, ha venido a mi boca y he podido respirar tranquilo. 

Sirva esta entrada también como recuerdo a lo que le sucedía a mi padre, que me telefoneaba a horas intempestivas para decirme: ” Manolín, ¿como se dice…?”

Anuncios