Archivo para 3 diciembre 2010

03
Dic
10

Cerdo con apio, y arroz con puerro y endibia.

Siempre me ha gustado la cocina; aprovechando el tirón mediático de tantos programas de esos que están dirigidos a nuestros deseos más “gástricos”, voy a revelar, y digo revelar pues nunca antes he publicado estas recetas, ni hablado de ellas a nadie, mis últimas “realizaciones” en este campo.

La gastronomía es cultura y no en vano muchos términos de este ámbito han pasado a otras disciplinas como por ejemplo: el “gusto”, muy cultural, artístico, personal y un largo, etc.

Se trata de unas recetas sencillas a base de carne de cerdo y apio, y como consecuencia de la primera, otra también fácil, en la que el arroz tiene su lugar.

Cerdo con apio. O mejor, apio con cerdo.

Pongo en un perol (cazo o puchero) más de la mitad de agua a hervir, unos dos litros más bien más que menos y añado sal; dos pellizcos.

Añado unas ramas de apio cortadas en trozos de cuatro o cinco dedos de largas o más. También un par de dientes de ajo pelados.

En algunas ocasiones he usado manitas de cerdo y en otras panceta, y pese al inconveniente de deshuesar las manitas, casi que me quedo con las manitas. Más sencillo es, desde luego, con la panceta, que cortada en lonchas se añade al agua para que hierva todo.

Puedo añadir un par de clavos, pero es una pena pasarse pues luego, solo sabe a clavo.

Una vez hervido y habiendo quitado la espuma con la espumadera, etc. lo aparto en platos. Por un lado la panceta, o las manitas, que cortaré como si de tropezones grandes se tratase. Con tijeras incluso es muy fácil.

Con tijeras también, corto en trocitos de un dedo las ramas de apio en otro plato dejando que se enfríe todo para otro momento.

Con el caldo, aparto un par de vasos para otra receta y suelo beber otro mientras hago otras cosas… está muy bueno calentito.

Pongo en una sartén un poco de aceite, como una cucharada, añado el cerdo y lo rehogo todo junto con el apio troceado.

El cerdo inicialmente está compacto si lo hemos sacado de la nevera pero en la sertén pronto se suelta y toma color. Hay que mover con cuidado de no romper los trozos de apio. Añadimos un par de cucharaditas de tomate triturado y rectificamos el conjunto de sal.

Se sirve caliente cuando el tomate ha tomado color y es muy apetecible el plato con un buen vino tinto.

Arroz con puerro y endibia.

En otro momento u otro día ponemos en una sartén aceite, unas dos cucharadas, y rehogamos un puerro no muy grande cortado a trocitos y una endibia, también cortada a trozos. Añado unas tiritas o trocitos de jamón.

Cuando está todo tomando textura, añadimos el arroz; yo pongo más o menos un vaso incompleto por persona.

Cuando el arroz está sofriéndose añado un vaso del caldo del apio con cerdo, un vaso incompleto por persona más un vaso de agua… y dejamos que se haga, mimando mucho la cantidad de sal a añadir. Le suelo poner algo de colorente alimentario pero muy poca cantidad ya que me encanta el color verde de las verduras del plato.

Cuando el arroz está hecho, algo sequito, como de paella valenciana, servimos en un plato amplio y lo tomamos con un vino joven o blanco suave.

Si tenéis ganas probad y veréis cómo os gusta.

Anuncios