Archivo para 16 julio 2011

16
Jul
11

Otra más…

Al principio me pareció una tontería que ni valía la pena comentar pero, tal vez deberíamos de instar a los usuarios a que: no aparezca letra alguna junto a las matrículas de los vehículos.

Argumentos en contra como a favor podemos encontrar miles, y llenar páginas y páginas de opiniones que sólo nos conducirán, no a que prevalezca el buen criterio sino, a premiar la habilidad del que más y mejor utilice la “herramienta”, aunque se llegue a ir en contra de lo correcto.

También se puede instar a los hombre y mujeres, sean de donde sean, a poner su propio nombre debajo de las 12 estrellas de Europa. Mejor identificación, imposible.

Anuncios
10
Jul
11

Sensibles a las lecciones morales.

¿Lo somos, somos sensibles a las lecciones morales?, creo que no.

Hace poco hemos asistido a la noticia de la muerte por asesinato de Facundo Cabral, un cantoautor argentino de esos tópicos de la libertad, de los tomates en la mata y de esos que pensaban que pobre del patrón que piensa que el probe soy yo. Vamos alguien peculiar.

Seguramente un desconocido para muchos pero que cantaba aquello de: “No soy de aquí ni soy de allá…”, digo, alguien especial.

Y esto es simplemente para ilustrar, o recordar en el alma, que existe un modelo distinto de pensar, y que esa necesidad de sentirse como sociedad, diferente de los de nuestro entorno, y ver esa diferencia más activa y fecunda, y alegrarse de esa diferenciación que nos lleva a ser “senyeros” entre tantos,  es algo pobre, tremendamente pobre si lo comparamos con la magnífica visión que nos muestra Facundo Cabral, que es no ser de ningún sitio y al mismo tiempo de todos.

<E pur si muove>

01
Jul
11

Comentario para alguien al que no conozco.

Vaya, cómo te pareces a tu madre, sobre todo en la mirada, esa mirada chispeante como de felicidad; aunque detrás de ella se aprecia mucho trabajo, y quizá también bastante incomprensión. Lamento mucho su reeciente pérdida.

Vivir a la sombra de un gran artista, siendo una gran artista, debe de ser “doloroso” pero a lo que vamos, que es comentarte una experiencia mía además de hablar también un poco de ti.

 Te he visto en Interner, ¿donde va a ser si no?, y la verdad es que no conozco nada de tu obra. Además de que está orientada a un público muy concreto, esos jóvenes. Pareces bastante joven tu también, no se que edad tendreas quizá ya los treinta…

Es posible que también hayas heredado tanto de tu madre como de tu padre mucho arte, y no me refiero a sus obras, esos grabados mágníficos, esas maderas y esas telas tan valiosas y que son, hoy por hoy y para siempre, parte de la historia artística española más inmediata. Me refería a esa capacidad tremenda de comunicar filtrando con todo tu ser aquello que transmites.

Espero que sea asi. 

De la obra de tu padre estoy enamorado hasta el punto en que me gustaría practicar aquello que veo. Difícil, ¿verdad…? Si, ya que creo que con su muerte desapareció también la fuente de donde surgían tantas y tantas imágenes, espacios, paisajes y demás.

Regalé a mi mujer una obra suya. Me empeñé hasta las cejas y es que en un momento de nuestra vida tuvimos un “contacto” con la obra de tu padre de forma bastante singular, en el Café del Mercat, en Valencia, y es que posiblemente el hecho de que uno de nuestos amigos estuviese estudiando bellas-artes, propició esta relación entre el artista y el observador a través de una obra, grande, y no por ocupar toda una pared.

Mirando y mirando al final encontré un grabado en la Galería Punto también de Valencia y vaya, me dieron facilidades.

Sin duda es el mejor regalo que he podido hacer a la persona que más quiero, aunque también en esta  acción hubieron malos entendidos. No es mi grabado, es el grabado de María, y fuí yo quien se lo regaló con todo mi cariño. Aunque no puedo dejar de observar que disfruto mucho y muy profundamente de su contemplación. Ya ves, maté dos pájaros de un tiro.

Ahora y casi sin darme cuenta, quizá por contrarestar el hecho de que no tengo ninguna obra de tu padre, estoy haciéndome poco a poco con catálogos de exposiciones y algún libro monográfico. Quizá pueda algún día hacerme con otro grabado o con alguna obra mejor pero de momento… me conformo con vivir mi experiencia artística cotidiana.

Impresionante.